Skip to content

Entrevista a Tote King

junio 4, 2010

Tote King: “Pincho en hueso porque lo que cuento es real”

Amo el hip-hop y odio todo lo que le rodea”, rapea en una de sus nuevas composiciones Tote King, al que a estas alturas de la jugada (cinco discos, 31 años) le sobra con las rimas y los ritmos. Todo lo demás, desde la sempiterna moda retro a las nuevas tendencias como el electro-hop, le da ya lo mismo. “Hay todo un circo montado alrededor de algo tan sencillo como grabar una canción o presentarla en concierto”, se lamenta.

En su dominio del flow y el verbo nunca ha habido más trucos que el trabajo sin descanso. Pero en El lado más oscuro de Gandhi, una obra orgullosamente desprejuiciada y ecléctica, ha ido más allá, ensayando 24×7 en el estudio construido con las ganancias de los últimos años. “Es muy importante sentirte cómodo en tu entorno de curro. En los estudios recibes visitas de otros músicos que te despistan, y además juegas con la presión de gastarte el dinero en horas de grabación. Yo prefiero poder pasarme horas y horas escribiendo, retocando y probando en el mío. Es un lujazo”.

A falta de rivales de enjundia con los que batirse, esta vez ha prescindido de colaboraciones –“la logística que conllevan las convierten en algo administrativo que hace que pierdan magia”– para apoyarse en su hermano del alma DJ Randy, que ha colaborado casi en la mitad de las bases del disco. “Nos criamos juntos, como quien dice, en La Alta Escuela. No sólo es importante su labor como productor o DJ, sino nuestra afinidad en esos miles de detalles que nos salvan de acabar quemados de la música”.

Tote se reivindica aquí como cuentacuentos mordaz y desencantado, pero también socarrón. Sin duda, al hip hop le hacía falta el humor que muchos raperos americanos han sabido darle ahora”. Por eso, le sorprenden las acusaciones de populismo que le han caído con su polémico primer single, Redes sociales. “Si pincho en hueso con el tema es porque lo que cuento es de corazón, es real y nos pasa a todos, sólo que muchos no tienen cojones para mirarse al espejo y ver cómo les crece la chepa y se van convirtiendo en vegetales frente al portátil”.

No necesita de un plan maestro para seguir manteniendo el cetro. Tan sólo brillantes chispazos de ingenio que florecen a pie de calle, pero también en las películas y libros que devora, aunque de momento no tenga previsto trasladar su privilegiada verborrea a otras disciplinas artísticas: “Nunca se sabe…le tengo mucho respeto a ese tema”.

Publicado en el número de junio de 2010 de Calle 20.


Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: