Skip to content

Paco Cabezas: “Soy perfeccionista hasta la enfermedad”

diciembre 12, 2008

El sevillano Paco Cabezas no se pasó por ninguna escuela de cine, ni falta que le hacía. Aprendió, al principio sin ser consciente, a ser cineasta escudriñando los estantes de los videoclubs, y quemando, de tanto verlas, cientos de películas de todo tipo. Si los mejores sumillers recomiendan hartarse de vinos malos para educar el paladar, en su menú cinéfago cabían, lo siguen haciendo, desde las películas del mejor Scorsese hasta los títulos más indignos de serie Z. Todo valía, aunque fuera para aprender lo que no se debe hacer cuando por fin tuvo la oportunidad de coger una cámara.

En sus años de educación autodidacta se convirtió en fan fatal del cine de terror, aunque ahora huye despavorido cuando amenaza el fantasma del encasillamiento. Si su corto Carne de neón le valió comparaciones con Tarantino, el guión de la comedia terrorífica Sexykiller le sirvió para ganarse las simpatías de los fans del cine más trash.

¿Encasillamiento? No, gracias

Pero tocaba dar un paso adelante. Aparecidos, su debut como director de largometrajes, es una película de terror que subvierte tópicos y códigos e incorpora elementos de otros géneros. “Como director, aunque también como espectador, soy un poco impaciente. Empiezo jugando con un género y me acabo cansando. Seguramente por mi incontinencia visual y por haberme tragado tantas películas acabo queriendo dar un volantazo a los géneros. Tanto dramática como visualmente me encanta desconcertar al espectador”,  cuenta en una conversación en la que igual se invoca a San Judd Apatow que se raja de Kiarostami.

Así que adiós a las vísceras, bienvenidos al terreno del terror sugerente y sugerido. Aparecidos es una cinta de envoltura clásica que está mucho más cerca de Spielberg o Kubrick que de Sam Raimi. “A estas alturas del partido, el cine de terror está escindido en dos líneas. Hay una más divertida, autorreferencial que se ríe del mismo género, pero también hay quien piensa que el terror tiene que ser serio. En cada una de esas líneas he tratado de contar todo lo que quería contar, tanto en Sexykiller como en Aparecidos y, sinceramente, no sé si me queda algo que contar en el género del terror. Tendría que apasionarme de nuevo. Para dedicar dos años de tu vida a algo tienes que luchar por ello a muerte”, confiesa.

Aparecidos enlaza las historias de fantasmas con el drama de los desaparecidos en Argentina durante la guerra sucia. A Cabezas le parece que la trama en esta ocasión pedía que la cámara estuviese más contenida y las formas fueran más clásicas. “Lo que se cuenta es tan horrible que me parecía una falta de respeto que los movimientos de cámara resultasen juveniles. Lo que pasó en Argentina hace 30 años es lo más pavoroso y orwelliano que le puede suceder a un ser humano: te secuestran, te asesinen y luego te hacen desaparecer, tu vida no vale nada. Quise darle el respeto y la pátina de verdad que se merece la historia, sin que eso signifique convertirla en un melodrama”.

Córtate el pelo, fantasma

Cabezas considera que a los espectadores del cine de terror “se la han metido doblada en los últimos años” tanto con la moda de los fantasmas orientales de largos cabellos como con las producciones de pornotortura a lo SAW. En Aparecidos ha contraatacado cuidando especialmente el guión de la historia y el envoltorio visual.

“Soy perfeccionista hasta la enfermedad y preparo hasta la muerte cada aspecto del rodaje. No creo en el talento innato. Si la mejor forma de mostrar como un coche circula por la Patagonia a toda velocidad es elevar la cámara 200 metros del suelo, hagámoslo. Me gusta que la cámara sea un personaje que te cuente cosas, que se mueva con una intención. Y si además tienes la oportunidad de poner en práctica juguetes caros, como en algunas secuencias que incluían grúas y lluvia artificial, pues a por ello”.

La película ya se pasó en la edición 2007 de Sitges, pero ha transcurrido una eternidad hasta que ha llegado a la cartelera. “Si la película no hubiese tratado el tema de los desaparecidos en Argentina, hace un año hubiéramos estado en los cines, pero si estamos en el cine es para arriesgarnos. El espectador sabe apreciar cuando le cuentan algo nuevo y diferente, y si El orfanato o [REC] llegaron al público masivo, ¿por qué no Aparecidos?”.

Por si las moscas, su siguiente proyecto será la versión en largo de Carne de neón, en la que abundará en el thriller. “No me gusta sólo hacer una cosa. Es importante sorprender al público y tratar de cumplir sus expectativas”.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: