Skip to content

La leyenda del santo luchador

octubre 25, 2008
tags: ,

Santo, el héroe del pueblo

santo1Muchos años antes de que el pequeño wrestler Rey Mysterio disparase la venta de máscaras entre lo más pequeños, otro enmascarado, Rodolfo Guzmán Huerta (1917-1984), se convertía en ídolo de la lucha libre mexicana e icono de la cultura pop.

Bajo el apodo de Santo, el enmascarado de plata, popularizó la lucha libre mexicana en todo el mundo. Al igual que más tarde haría Hulk Hogan en los rings de la federación norteamericana WWF, Santo encarnaba al hombre común que tenía que lidiar contra las injusticias.

De rey del ring a astro cinematográfico

santo6Una de las leyendas que corrían en torno a Santo es que, de quitarse la máscara, encontraría la muerte. Desde su debut en 1942 hasta su retirada, 40 años despué,s nadie fue capaz de arrebatársela en el ring.

En 1952 Santo se convirtió en héroe de la viñeta, gracias a una línea de cómics creada y publicada por José G. Cruz que se mantuvo en los quioscos durante 35 años. Seis años después, debutaba en el cine por partida doble con el Cerebro del Mal y Hombres Infernales, ambas dirigidas porJoselito Rodríguez.

Enemigo íntimo

santo2El mejicano Alejandro Muñoz, más conocido por su nombre de guerra de luchador de Blue Demon, se disputó durante años el fervor de los fans sobre el cuadrilatero con Santo, e incluso llegó a vencerle en un par de ocasiones a principios de los 50. A pesar de su enconada (y muy bien publicitada) rivalidad, ambos hicieron una decena de películas juntos, sobre las que corren todo tipo de leyendas maliciosas.

Las malas lenguas aseguran que al pobre Blue Demon, que tenía un cuerpo mejor formado que el de Santo, le obligaban a llevar abrigos largos para no dejar demasiado en evidencia a su compañero, y que en la secuencia de El mundo de los muertos (1969) en la que combaten entre sí se escapó más de un mamporro nada fílmico.

Y líbranos del mal, amen

santo5Las primeras películas protagonizadas por Santo le enfrentaron a algunos de los iconos de la ciencia-ficción y el terror más conocidos (zombies, vampiros o marcianos), pero también a perversos cerebros criminales. Producciones como Santo en el hotel de la muerte (1961) y Santo en el museo de cera (1963) se caracterizaban por un presupuesto y metraje escaso, pero también por una estética de cómic en la que se alternaban peleas sobre el ring con diálogos que, de tan rimbombantes, se acababan haciendo entrañables.

En Santo contra la invasión de los marcianos (1966) se puede ver, por ejemplo, a unos alienígenas ataviados como si salieran de un musical pop sobre Cleopatra recitando líneas como: “De ahora en adelante hablaremos en español, que es el idioma oficiado en el país donde nos han destinado, y que los terrícolas llaman México”.

El poder de El Santo os obliga

santo71Si hay una película de Santo que se ha convertido en objeto de culto es Santo vs. las mujeres vampiro, en la que el luchador tenía que vérselas con las huestes de una sacerdotisa del mal que pretende instaurar un nuevo reino de las tinieblas. Santo Vs. Las mujeres vampiro, rodada en gozoso blanco y negro, homenajeaba los decorados expresionistas de las producciones de terror de la Universal de los años 30 y 40.

Quedan para el recuerdo las impactantes muertes de las vampiras, cuyo cuerpo se convertía en una gigantesca pira incendiaria al divisar una cruz o exponerse a la luz del día.

Mallas contra ligueros

santo3Una cosa es que Santo fuera un luchador al servicio de la justicia y otra que su indudable virilidad le jugara malas pasadas. Sí, en las películas del personaje no sólo aparecían monstruos, marcianos y genios del mal, también libidinosas mujeres que caían rendidas a sus pies, como Amedée Chabot en El tesoro de Moctezcuma (1967), o le ponían las cosas difíciles, como Lorena Velázquez en la citada Santo vs las mujeres vampiro. Alguna se llegó a quitar la ropa, como Meche Carreño en El barón Brákola (1965), en versiones sin censurar que se estrenaban en mercados internacionales.

Santo, James Santo

santo4En 1967 llegaría el color a las peripecias cinematográficas de Santo, y los elementos terroríficos de sus películas se irían sustituyendo progresivamente por tramas de corte policíaco. En pleno auge de James Bond, el astro mexicano renovó su vestuario (jerseys de cuello alto y chaquetas deportivas), se proveyó de los gadgets más psicotrónicos y hasta empezó a fardar de deportivo a lo 007. Eso sí, que abandonara las mallas no quería decir que dejase de lado su faceta de luchador por las buenas causas y defensor de los más necesitados.

El canto de cisne

santo8La última aparición cinematográfica de Santo, ya notablemente envejecido y cansado, fue en Santo en la furia de los karatecas (1982), aunque en el mismo año se estrenó Santo en el puño de la muerte. Dos años después participó como invitado en el televisivo programa mexicano Contrapunto y, ante el desconcierto general, se quitó la máscara para que se le pudiera ver la cara. Tan sólo una semana después moría de un ataque al corazón (a fin de cuentas, la leyenda sobre la máscara era cierta) a los 66 años. Fue enterrado portando su mítica máscara de plata.

El ataque de los clones

santo9Santo no quería que su hijo siguiese sus pasos dentro del cuadrilátero, pero tras verle luchar le otorgó su bendición (y su máscara). El hijo del Santo debutó en el ring en 1982, poco después de la retirada oficial de su padre, y desde entonces ha mantenido orgulloso el legado del personaje, llegando a protagonizar incluso una serie de dibujos animados de Cartoon Network. Santo contra los clones (2004) narraba, en capítulos de dos minutos, la lucha del paladín mexicano contra los resucitados enemigos a los que se enfrentó su padre en vida: las Lobas y el Hombre Lobo, Drácula, las Mujeres Vampiro, la Momia y Frankestein.

Cartoon Network trabaja actualmente en otra serie animada protagonizada por El hijo del Santo, en la que el luchador tendrá que aprender a controlar sus poderes místicos bajo la guía de la serpiente emplumada Coatl.

El padre, el hijo y el espíritu santo

¿Cómo seguir explotando la franquicia de Santo una vez fallecido Rodolfo Guzmán? Bien sencillo: sacándose de la manga la teoría de que el personaje posee el don de la reencarnación y poniendo a su hijo en pantalla. Santo, el Enmascarado de Plata: Infraterrestre (2000) trataba de recuperar la esencia de las películas originales, aunque al tratar de suplir la falta de medios con infografía barata no atrajo a los fans originales de Santo ni sedujo a las nuevas generaciones.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: