Skip to content

La década en que España aterrorizó al mundo

octubre 10, 2008

profilmes

“Es como un viaje en el tiempo. Así se hacía y veía el cine de terror en España  hace más de 30 años”. Lo advertía emocionado el crítico José Antonio Navarro unas horas antes de la proyección en 35 milímetros de Exorcismo (Juan Bosch, 1974) en la vetusta sala del Casino Prado de Sitges. El festival de terror rendía este año homenaje a uno de los productores de la película, José Antonio Pérez Giner, una de las personas que más ha hecho por el cine fantástico y de terror (fantaterror se llamaba entonces) en España.

Pérez Giner fue el artífice a principios de los 70 junto al ya fallecido productor Ricardo Muñoz Suay de Profilmes, una compañía que fue el buque insignia del terror hispano en unos años en los que la falta de medios se suplía con imaginación e improvisación. Había compañía, pero faltaba una película con la que presentarse al mundo y no había tiempo. ¿Teléfono rojo? Llamamos a Paul Naschy.

Pérez Giner se reunió con nuestro hombre lobo favorito para encargarle que escribiera un guión en un plazo máximo de un día y medio. Como nos confesaba  Naschy después de la proyección de Exorcismo, tuvo que armarse de valor y centraminas para poder entregar a tiempo el libreto de El espanto surge de la tumba (Carlos Aured, 1973), una de espectros sanguinarios que vuelven a la vida y que cuenta con una memorable decapitación de María José Cantudo a cargo del recordado Luis Ciges.

‘Starring’ Paul Naschy

Si la Universal presumía en los años 30 de estrellas como Boris Karloff y Lugosi, y la Hammer alardeaba del infalible tándem Christopher LeePeter Cushing, Profilmes no se iba a quedar atrás. La productora fichó a Paul Naschy en calidad de guionista y actor exclusivo, como se encargaban de recodar con insistencia los créditos. De los ocho títulos en los que Naschy participó, siete llevaban la firma de Jacinto Molina (su nombre real) en el guión.

Se dice que Profilmes fue la Hammer española, y no sin razón. Al igual que la mítica productora británica, nuestra casa del terror alquiló habitaciones a vampiros, zombies y asesinos en cintas de serie B que, cuando había suerte, se confiaban a las manos de esforzados artesanos fílmicos como Carlos Aured o Leon Klimovsky.

Pero Profilmes no se recreó en el esteticista y decadente horror gótico de su flemática antecesora. Lo que daba dinero era diseñar artefactos de exploitation (repletos de agresivos zooms y bañados en melodias lounge) que emularan la estética de las cintas que en aquellos años erizaban el vello de la audiencia internacional. En los 70 se había puesto de moda el giallo italiano, y Profilmes no tardó en tener sus propias producciones protagonizadas por psicópatas enmascarados con afiladas armas, como las más que dignas Una libélula para cada muerto (León Klimovsky, 1974) y Los ojos azules de la muñeca rota (Carlos Aured, 1973).

Profilmes también tuvo su ración de zombies, tan en boga por aquel entonces, con La rebelión de las muertas (León Klimovsky, 1972), en la que Naschy interpretaba hasta tres papeles distintos.

La sombra del terror hispano era alargada

Profilmes tuvo desde su nacimiento una clara vocación internacional. Como recuerda Pérez Giner, como los actores no sabían inglés, se aprendían sus diálogos de memoria. Posteriormente actores ingleses doblaban las películas, que se compraban tanto en el mercado europeo como en el norteamericano, e incluso en el asiático. El montaje que llegaba al mercado internacional incluía generosas dosis de desnudos y escenas de sexo más bien ligero. A España llegaban bastante mutiladas y se proyectaban en los programas dobles de los cines de barrio. Para entonces estaban más que amortizadas.

El gran éxito de taquilla de Profilmes en España fue Exorcismo (Juan Bosch, 1974). A pesar de que El exorcista (William Friedkin) data de 1973, en España no se permitió su estreno hasta el 25 de agosto de 1975, lo que provocó que los espectadores acudieran en masa a las salas del cine a ver su presunto exploit hispano. La similitud entre los minutos finales de ambas cintas es tan notable que Naschy se ha tenido que pasar décadas desmintiendo las acusaciones de plagio. En Sitges nos aseguró por enésima vez que escribió el guión para su película tres años antes (“y así data en la Sociedad de Autores”), aunque Profilmes introdujera algunos cambios posteriores para aprovecharse del éxito de la película de Friedkin.

Cuando expiró a mediados de los 70 el contrato de Naschy con Profilmes, la productora decidió que había llegado la hora de abrir su abanico estilístico y auspiciar las propuestas de arte y ensayo de nombres como Gutiérrez Aragón, Yves Montand o Joseph Losey, lo que les valió algunos premios en festivales como el de San Sebastián a costa de perder el respaldo del público mayoritario.

La productora acabó sus días a principios de los años 80, incapaz de competir con el auge del cine clasificado S. Ahuyentado el espantajo de la censura franquista, el público prefería recrearse en la carne turgente de la musa del destape Susana Estrada que en las purulentas llagas de los zombies profílmicos.

Tuvieron que pasar 20 años hasta que alguien se decidiera a resucitar el fantasma de la añorada productora. Lo hizo Filmax con su proyecto Fantastic Factory, cuyas películas ponían al día los efectos especiales de Profilmes pero mantenían su vocación de serie B y su estrategia de distribución internacional. La aventura también resultó fugaz, aunque como todo buen aficionado al cine de terror debe saber, no hay agua bendita ni crucifijo que pueda acabar definitivamente con las criaturas del averno.

Publicado en ADN.es

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. dontdisturbmagazine permalink
    diciembre 2, 2009 9:59 am

    Me ha encantado. Enhorabuena.

  2. javierpulido permalink*
    diciembre 2, 2009 4:15 pm

    Mil gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: