Skip to content

9 de cada 10 censores no te recomendarán estos dibujos animados

septiembre 11, 2008

South Park acumula en Estados Unidos una audiencia semanal que supera de media los 3 millones de espectadores, lo que asegura a la irreverente serie de animación su permanencia en la pequeña pantalla hasta al menos 2011.

El éxito de la serie de Trey Parker y Matt Stone se ha visto espoleado con frecuencia en los últimos años por los distintos episodios de censura, interna y externa, a los que se ha enfrentado. Y es que, precisamente, las iras que despierta en Oriente y Occidente sólo han contribuido a aumentar su fama.

Recientemente, fiscales rusos han expresado su intención de prohibir la emisión de la serie porque “insulta los sentimientos de los creyentes religiosos e incita al odio religioso y nacional”. Hace un par de años South Park enervó a cienciólogos tan famosos como Tom Cruise por el episodio Trapped in the closet, en el que se ridiculizaban los fundamentos de esta creencia. El mítico Isaac Hayes, que doblaba a Jerome Chef McElroy, abandonó la serie ofendido por la sátira. Eso sí, Parker y Stone se vengarían poco después, acabando con el personaje de la forma más cruel.

La censura que ha sufrido South Park no sólo ha venido de instituciones y asociaciones pacatas.  Los ejecutivos de Comedy Central, el canal que emite South Park en Estados Unidos, no se atrevieron a utilizar una imagen de Mahoma en un episodio en el que sí aparecía Jesucristo defecando sobre George W. Bush.

La serie más longeva de la historia de la televisión, Los Simpson, también acumula un rosario de episodios de censura. A finales de julio, Fox tomaba la decisión de no emitir en Argentina un episodio en el que Lenny y Carl charlan sobre la “dictadura militar de Perón”.

Semanas antes, la Comisión de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) abría un procedimiento administrativo contra el canal privado Televen, obligándole a retirar Los Simpson, por emitir en horario infantil mensajes “que atentan contra la formación de niños y adolescentes”. A buen seguro que las aventuras de Mitch Bucanan en la playa rodeado de turgentes vigilantes sí contribuían más a la formación del intelecto de los niños venezolanos.

En otros mercados, los habitantes de Springfield han tenido que cambiar sus costumbres para sobrevivir. En la televisión árabe, Homer bebe gaseosa, y no su querida cerveza Duff, y en lugar de rosquillas sueña con galletas árabes Khak.

En China prefieren no perder el tiempo revisando la programación, porque directamente vetan los dibujos animados extranjeros de cinco a nueve de la tarde. Tampoco es que las creaciones patrias se libren, porque la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión (SARFT) tiene plena potestad para autorizar o no la emisión de series.

La verdad sobre Papas seniles y niños pervertidos

En los últimos años, los tentáculos de la censura se han extendido a series tan inocentes como Heidi, censurada en Turquía por enseñar la ropa interior al correr por la montaña, o la gamberra Popetown, una ácida sátira de la iglesia católica protagonizada por un Papa judío y neoyorquino que es contratado para sustituir al pontífice real, cuya senilidad le ha llevado a perderse al jugar al escondite. Las presiones ejercidas por organizaciones católicas hicieron que la BBC no se atreviera a emitir la serie, que finalmente fue ofrecida por la MTV en algunos países.

En España series como Los Simpson y Padre de familia también molestan a las asociaciones de espectadores, pero nada como el furor escrotal de Sin Chan para soliviantarles.

La Comisión Mixta de Seguimiento del Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos de España hacía públicos a principios de verano las últimas quejas recogidas por los telespectadores. Sin Chan acumulaba 49 quejas, todas ellas rechazadas por el organismo. Y eso que el niño exhibicionista ya sólo enseña su trasero en Antena 3 Neox, después de su polémico paso en Antena 3 y las autonómicas, algunas de las cuales tuvieron que suprimir el espacio de su programación.

Sin Chan se llegó a emitir en horario infantil. En La Sexta, y para curarse en salud, programaron series de hentai (anime -dibujos animados de origen japonés- erótico) los domingos a horas vampíricas, pero las presiones ejercidas desde varios foros de internet hicieron recular a la cadena privada.

El control al que se está sometiendo a las series de animación se vuelve tan estricto que incluso se aplica con carácter retroactivo. Hace dos años, en el conglomerado mediático Turner acometieron la titánica tarea de revisar más de 1.500 dibujos animados de los estudios Hanna-Barbera para eliminar todas aquellas escenas en las que fumar apareciera como un acto glamouroso. El gato Tom ya no podrá encenderse un pitillo nunca más para conquistar a la felina de turno.

Así censuraban a nuestros abuelos

Así las cosas, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor en el campo de la censura animada? Ni mucho menos. La revista Look se encargaba de ilustrar de forma didáctica el 17 de enero de 1939 cómo se las gastaba el código Hays con los dibujos animados.

Que los monstruos no podían ser dibujados de forma amenazante para no asustar a los niños de la época parecía algo normal. Más surrealista parecía que el pobre Porky no pudiera besar a su novia Petunia en pantalla, o que a la pobre vaca Flossie se le obligara a llevar vestidos que taparan su turbia desnudez. La censura también impedía que los niños sacaran la lengua en pantalla o sus mayores escupieran. Se consideraba de mal gusto. Algunos visionarios de la animación, como Tex Avery, se las ingeniaron para burlar las leyes de la censura. Sus nombres y obras permanecen, los de sus censores no.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: