Skip to content

Esta peli es una ruina

junio 26, 2008

Howard, un nuevo héroe (1986)

howardpatoAhora, con el verano, se invierten millonadas en proyectos inexplicables que acaban con la reputación de actores, directores e incluso con la vida de productoras de Hollywood. Es el caso de este pato con mala leche y salido que llega a la Tierra para alojarse en casa de una vocalista de un grupo de rock. ¿Parece una broma, verdad? Pues el mismo George Lucas puso hasta dos millones de dólares de su bolsillo para financiar Howard el pato, película que, pasados los años, no quiere ni mentar. La broma costó 37 millones de dólares (que seguramente se gastarían en los 8 enanos que se pusieron el disfraz de pato y no en efectos especiales) y tan sólo recaudó 16 millones en Estados Unidos. Cuesta imaginarse la reunión de ejecutivos de la Universal en la que aprobaron el proyecto (“este año vamos a apostar fuerte por un pato marciano”) o entender el bicho malo que picó a John Barry para que se hiciera cargo de la banda sonora. Vale, hoy es una película de culto de serie B, en parte porque el personaje original de la editorial Marvel tenía toda la gracia del mundo en la viñeta.

‘Campo de batalla: la Tierra’ (2000)

campobatallatierraQuentin Tarantino es un experto en eso de revitalizar carreras, pero tampoco le pidan milagros. Ya salvó a John Travolta de seguir doblando a perretes y niños en Mira quien habla y similares, pero lo de Campo de batalla: la tierra no tiene nombre. Travolta llevaba años queriendo adaptar la novela homónima de L. Ron Hubbard, creador de la cienciología, y engañó a Warner para gastarse 75 millones de dólares. Tras un primer fin de semana desastroso en taquilla, la productora tuvo que quitarla de un buen número de cines para aminorar las pérdidas. La crítica no sólo se quejó de que la película era un macarra vehículo de promoción de la secta. También constató sus constantes lagunas de guión y fallos de continuidad. Eso sí, arrasó en los Razzies del año, llevándose siete premios de ocho nominaciones. Mira quien habla ahora, John.

‘Batman y Robin’ (1997)

batmanrobin“Creo que igual nos hemos cargado la franquicia”. George Clooney estaba tan avergonzado por Batman y Robin que se ofreció personalmente a devolver el dinero a cualquier persona que hubiera visto la película. No es para menos. El director Joel Schumacher quiso restar seriedad al Batman de Tim Burton y recuperar el espíritu camp de la serie de los 60 protagonizada por Adam West, pero le quedó un engendro que hace buenas a las galas de Telepasión. Pasan los años, y uno quisiera poder olvidar la imagen de los patines retráctiles de Batman o esos trajes en los que se marcaban hasta los pezones.

‘La puerta del cielo’ (1980)

puertacielo1Michael Cimino tenía todas las puertas abiertas de Hollywood tras el merecido éxito crítico y comercial de El cazador. Después de La puerta del cielo, le costó diez años volver a dirigir. De paso, provocó la quiebra de United Artists, devolvió el poder de decisión a los productores por encima de los directores e hizo que los grandes estudios desarrollaran una alergia terrible a los westerns. En principio esta película llamada a ser más-grande-que-la-vida tenía un presupuesto de 11,6 millones de dólares y se tenía que haber rodado en 8 meses. A Cimino se le fue el proyecto de las manos hasta tal punto que rodó cerca de 220 horas de metraje, con un coste de producción de 200.000 dólares por día. El rodaje se prolongó durante tres meses más de lo previsto y los costes aumentaron a 40 millones de dólares. ¿Y la taquilla? La recaudación no llegó ni a cuatro millones. La verdad, esta monumental película merecía mejor suerte.

‘La brújula dorada’ (2007)

brujuladoraadaTodo el mundo odia La brújula dorada. Los niños no la entendieron. Sus padres… tampoco. Los fans de La materia oscura, la saga de novelas de Philip Pullman que la película adapta, criticaron su poca fidelidad al original. La odian los sectores ultracatólicos por sus presuntos ataques a la religión. De paso, la odiamos todos aquellos que crecimos con las películas de New Line (casa de Freddy Krueger, Jason Vorhees y compañía), porque la película costó tanto y recaudó tan poco que provocó el cierre de una de las pocas compañías genuinamente independientes de Hollywood. Claro que a lo mejor tenían que haber pensado que no era muy buena combinación juntar en una película a Nicole Kidman (que últimamente es veneno para la taquilla), Daniel Craig y unos osos polares parlantes y guerrilleros.

‘Speed racer’ (2008)

sppedracerLos Wachowski (se) gustaron tanto haciendo la primera entrega de Matrix que acabaron convirtiéndola en una trilogía espesa y algo infumable. Como se acabaron creyendo eso de que son los nuevos visionarios del cine del siglo XXI se embarcaron en el proyecto Speed racer, que consistía básicamente en adaptar con tono infantil el anime Meteoro, de los años 60, que los niños no conocen y sus padres no añoran precisamente. Intentaron adaptar el lenguaje de los videojuegos a la gran pantalla, en una película en la que todos son fondos verdes y píxeles, pero se olvidaron de hacerla divertida y coherente. La broma les costó 120 millones, que aún andan buscando en Warner.

‘Asesinos’ (1995)

asesinosPero si pensabas que Speed racer era lo peor que habían hecho hasta la fecha los hermanos Wachowski, échale un vistazo al guión de Asesinos, una película de enfrentamientos entre tipos duros que aunaba a Sylvester Stallone, Antonio Banderas y Lucy Liu que costó 70 millones de dólares. Que un cadáver aparte las piernas para que puedas pasar es una idea genial en una comedia, pero cuando hablamos de agentes secretos enfrentados a muerte, la cosa cambia. Asesinos incluye diálogos de Banderas (antes de convertirse en gato pixelado en Shrek) como “¿Cariño? Te voy a arrancar el corazón”, que le han convertido en la película con peor valoración de Rotten Tomatoes, una web que aúna las críticas de la prensa online.

‘Gigli’ (2003)

gigliEn 1997 Ben Affleck era una joven promesa de Hollywood. Acababa de ganar un Oscar al Mejor Guión por El indomable Will Hunting y era uno de los actores más solicitados de la industria. Luego vino el matrimonio con Jennifer López y posteriormente el desastre. Algún avispado ejecutivo de Hollywood pensó que ver al matrimonio más coñazo desde Romina y Albano en pantalla contribuiría a reventar taquillas, y así nació Gigli, un engendro que atesora varios récords negativos. Fue la primera película que ganó en los premios Razzies en todas las categorías principales. Descendió un 81.9% en taquilla después de una semana y es la producción cuya entrada ha sido más veces boicoteada en la wikipedia. Y es que hay ciertos crímenes que no pueden quedar impunes.

‘House of the dead’ (2003)

houseEl amanecer de los muertos revitalizó el cine de zombies. House of the dead, estrenada en España por las mismas fechas, casi lo vuelve a enterrar. Esta indescriptible adaptación del popular videojuego (directamente se intercalan pantallas del mismo sin venir a cuento) en el que había que matar a millares de zombies hubiera enterrado también a su director, pero como hablamos del alemán Uwe Boll la historia no puede tener un final triste. A Boll no sólo le resbalan las críticas (ha seguido adaptando videojuegos sin parar para desesperación de consoleros) o las recaudaciones (se financia las películas con métodos), sino que es tan chulo como para llamar retrasados a los críticos y blogueros que le critican e incluso retarles a combates de boxeo en los que les da su merecido. Ojito con Boll.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: