Skip to content

Cinco razones para reivindicar a Chabrol

mayo 12, 2008

chabrolClaude Chabrol, uno de los realizadores más antiburgueses que haya dado la historia del cine, financió su primera película con el dinero que su primera mujer heredó de su abuela.

El bello Sergio fue una de las películas fundacionales de la Nouvelle Vague, el movimiento encabezado por cineastas franceses como Truffaut, Resnais o Godard que trató de revitalizar el cine, reivindicando a los autores por encima de sus obras.

Cincuenta años después, se siguen recordando y reivindicando los logros del movimiento, aunque sus protagonistas siguen sin ponerse de acuerdo en qué significó exactamente eso de la Nouvelle Vague. Cada vez que se le pregunta por el tema a Chabrol, zanja el asunto asegurando que de ese movimiento ya no queda absolutamente nada.

El discreto espanto de la burguesía

Jean-Luc Godard es el director de la Nouvelle Vague que siempre se ganó el favor de los críticos, por las reflexiones que en sus películas introduce sobre la esencia misma del cine, la deconstrucción que lleva a cabo de los géneros clásicos de Hollywood y sus inquietudes políticas de ultraizquierda. Truffaut, por el contrario, representaba la versión más asequible y amable del movimiento. Chabrol siempre permaneció en un segundo plano, quizá porque su forma de rodar y narrar, tan elegante como aparentemente fría, aún sigue desconcertando al gran público y haciendo arquear la ceja a parte de la crítica.

A Chabrol se le considera oficialmente como uno de los herederos de Hitchcock. Partiendo de textos de autores como George Simenon o Patricia Highsmith, en obras como Accidente sin huella, El carnicero, Máscaras o Relaciones sangrientas juega con el misterio y el suspense, mostrándose como un auténtico maestro de la sugerencia.

Eso en la superficie, porque en realidad (excepto cuando se vio obligado a realizar películas comerciales para sobrevivir) se sirve de este material para reflexionar sobre su rosario particular de obsesiones. Chabrol suele cargar en su cine las tintas contra el comportamiento hipócrita de la burguesía, tan inmaculado en sus formas como podrido en su interior.

La boca que no se cierra

Claude Chabrol es genéticamente incapaz de morderse la lengua. Sus opiniones sobre películas y colegas de profesión suelen ser tan mordaces como polémicas. Ya en sus tiempos de crítico del Cahiers du cinema, antes de convertirse en cineasta, se caracterizaba por no dejar títere con cabeza en sus textos.

En su reseña de El beso mortal, de Robert Aldrich, no le tembló el pulso al afirmar que se trataba de “el peor, más lamentable…más nauseabundo producto de un género en putrefacción”. En una entrevista realizada en 1971, ante el pasmo del reputado crítico Rogert Ebert, se jactaba de ser comunista, “sin que eso signifique que tenga que hacer películas sobre la recogida del trigo”.

El socarrón y su musa

Chabrol es un magnífico director de actrices, “aunque no necesite acostarse con ellas como Bergman” para lograr la sintonía perfecta. El director francés ha encontrado en Isabelle Huppert a su musa particular. Juntos, han rodado hasta la fecha siete películas. Huppert encarna a un tipo de mujer, tan amarga como astuta, que se repite con frecuencia en la filmografía del cineasta. Chabrol adora el estilo “de mujercita que se pelea” que la actriz supo interpretar tan bien en Borrachera de poder.

365 días laborables

Woody Allen rueda al menos una película por año porque su sentido de la culpabilidad innato no le permite dormirse en los laureles. Chabrol también es un stajanovista del cine, si bien por razones diferentes. Si ha realizado cerca de 60 películas en 50 años de carrera es porque está convencido de que nunca ha logrado rodar una obra maestra por la que se le recuerde.

Con su habitual sorna, suele reconocer en las entrevistas que si no deja de rodar es para que el total de su filmografía resulte más compacto que la suma de sus partes. Chabrol no suele impresionar, aunque difícilmente decepciona.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: