Skip to content

Señor Chinarro defiende su repertorio mediterráneo

abril 10, 2008

73-srchinarroEl sevillano Antonio Luque, alter ego de Sr. Chinarro, dejó tan alto el listón de calidad con El fuego amigo (2005) y El mundo según (2006) que sus cada vez más numerosos seguidores ya daban por sentado que era infalible.

A algunos chinarrólogos no les han sentado muy bien algunos de los experimentos de su último disco, Ronroneando (2008), como El teórico, algo así como una tuna mariachi.

Lo cierto es que Ronroneando podría completar con los dos discos anteriores una trilogía en la que Luque abraza sin complejos el pop, reivindica con orgullo su condición sureña y elabora unas letras que, aunque siendo igual de elaboradas que siempre, ahora también tienen un sentido más explícito.

Su último trabajo es, eso sí, algo más sombrío, melancólico y mediterráneo. Un tratado que roza lo conceptual sobre el amor (“cerré los ojos de ganas de verte”) y el desamor (“ni con el Gran Poder, ni estando él de mi parte me vas a querer”), siempre esquivando tópicos. A pesar de ser un disco perezoso y de ritmo pausado, supera por poco la media hora. Por fortuna, las ingeniosas letras marca de la casa no se han perdido por el camino. “¿Por qué no estamos juntos? ¿Por qué me enamoré en el Día de Difuntos?” canta en Anacronismo.

El ventrílocuo de sí mismo

Chinarro es uno de los pocos supervivientes del indie patrio de principios de los 90. La suya es una carrera de fondo que hasta hace demasiado tiempo era de lo más subterránea.

Por culpa de su voz grave y los arreglos incluidos en discos como Compito (1996) o Nosequé-nosecuántos (1998) tuvo que lidiar con apelativos como “Ian Curtis aflamencado” en referencia a la voz de Joy Division, que maldita gracia le hacen. Por ello, tras un disco de transición como La primera ópera envasada al vacío (2001), se reinventó reivindicando el pop de guitarras de The Smiths en discos como Cobre cuanto antes (2002).

Luego, tocaba romper con su sello de siempre, Acuarela Discos, y con todos los tópicos que en el mundo han sido sobre Chinarro. ¿Sus conciertos son malos y los músicos le duran dos telediarios? Desde 2005 toca con los mismos músicos, ofreciendo directos cada vez consistentes. ¿Es un artista inasequible? Pues ahí está su colaboración con Morente en El rito. ¿Sus letras son incomprensibles juegos de palabras? Militar es un precioso canto a la insubordinación social y laboral y G.G. Penningstone una divertida declaración de amor a su niño.

Los raros son los demás

Y si en el camino se pierden fans acérrimos, tanto peor para ellos. “Los raros son los demás”, se defendía recientemente Sr. Chinarro en una entrevista para ADN.es. “Si voy haciendo lo que quieren los demás, puede llegar un momento en que los demás no me quieran”.

Así, con este aire de autosuficiencia, que reconoce que muchos pueden interpretar como signo de cinismo, defenderá las canciones de Ronroneando sobre las tablas del Gran Anfiteatro del Colegio de Médicos en Madrid.

En un principio tenía que haber compartido escenario, dentro del festival Ballantines Leave An Impression Festival, con Goldfrapp. Finalmente, la noche será exclusivamente chinarra.

Publicado en ADN.es

Puedes ver el fantástico vídeo que se curró Henrique Mariño aquí

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: