Skip to content

Pequeñas grandes escenas escritas por Rafael Azcona

marzo 25, 2008

El cochecito (1960)

Azcona pasó al celuloide de la mano de Marco Ferreri. El pisito (1959) fue su primera película juntos, a la que seguirían otras como El cochecito (1960). En sus primeras películas, Azcona retrata de una forma ácida e ingeniosa la realidad de la posguerra, haciendo hincapié en la miseria física y moral en la que se desenvuelven los personajes.

En El cochecito, el anciano Don Anselmo (Pepe Isbert) quiere comprarse un coche de inválido a toda costa porque sus amigos pensionistas ya tienen uno, aunque sea a base de renunciar a todas sus posesiones de valor. El guión de Azcona -algunos de cuyos mejores momentos están contenidos en este vídeo- es, sin duda, uno los mejores trabajos que se hayan hecho nunca en el cine español.

El verdugo (1963)

Azcona colaboró con Berlanga durante 35 años. Uno de los mejores frutos de su trabajo conjunto fue Plácido, una tragicomedia coral construida a base de enormes planos-secuencia. La sólida construcción dramática de El verdugo descansa en el magnífico guión de Azcona, trufado de humor negro y costumbrista, que contiene algunos de sus mejores diálogos.

El verdugo narra la vida de José Luis (Nino Manfredi), un joven que trabaja en una funeraria y que se verá obligado a casarse con la hija (Emma Penella) del verdugo Amadeo (Pepe Isbert) cuándo éste les sorprende en la cama.

Para poder conseguir el piso que desea la recién casada pareja, José Luis se verá obligado a heredar el oficio de su yerno. El vídeo recoge el hilarante momento en que se produce el traspaso de poderes entre verdugos.

Silvestre García, de la madrileña librería especializada en cine Ocho y Medio, destaca el tercer acto de la película. “Un crescendo final en el que el protagonista se ve abocado a hacer lo que nadie quiere hacer: matar a otro hombre. Se muestra de manera formidable la desesperación y el miedo. No ya de un personaje, sino de un hombre de carne y hueso”. Parte de este tercer acto se puede ver en el extracto del guión publicado por Plot Ediciones.

La vaquilla (1985)

Es la penúltima colaboración de Azcona con Berlanga. Se trata de una representación en clave de humor sobre la Guerra Civil española cuya primera versión escribió Berlanga en 1948, aunque el guión como tal data de 1956. El proyecto se desechó durante casi treinta años, al no permitir la censura una película que ridiculizara la disciplina castrense del bando golpista.

Este esperpento satírico incluye secuencias (como las que muestra el vídeo) a cuenta de la guerra que no fueron bien vistas en ciertos sectores, que acusaron a Berlanga y Azcona de frivolizar la contienda. Lo único que pretendía el guionista era remarcar el absurdo de una guerra en la que pertenecer a un bando u otro era cuestión en ocasiones de encontrarse en territorio de la república democráticamente elegida o en las zonas conquistadas por el ejército golpista.

El bosque animado (1987)

Para Silvestre García, la genialidad del guión reside en la “ambivalencia de un discurso social y realista a la par que surrealista y mágico. No deja de lado la crudeza de una época difícil pero sin caer en lugares comunes ni quejas vanas”.

Silvestre destaca las escenas del bandido Feldetestas, interpretado por Alfredo Landa “al que todos los vecinos reconocían al ser atracados al grito de ‘¡¡Caso en Soria!!…’ y le saludaban sin dejarse atracar”.

La niña de tus ojos (1998)

1988 fue un año especial para Azcona. Además de recibir el Goya Honorífico por toda su carrera, trabajó en el guión de La niña de tus ojos, la película de Fernando Trueba. Azcona colaboró con David Trueba, hermano del director y uno de los mayores conocedores y admiradores del trabajo del guionista.

La película cuenta cómo la Alemania nazi invita a un grupo de cineastas españoles a rodar la doble versión, alemana y española, del melodrama La niña de tus ojos en los estudios de la UFA en Berlín. Las mejores secuencias tienen que ver con el cortejo al que somete el mismo Goebbels a la estrella de la función, Macarena Granada (Penélope Cruz). Líneas como “tú sólo tienes que abrirte de piernas y toda Alemania te abrirá los brazos” son tan grotescas como brillantes.

La lengua de las mariposas (1999)

Azcona no sólo brilló a la hora de crear guiones propios. También fue un maestro al adaptar material ajeno. La Academia de Cine española le concedió un Goya al Mejor Guión Adaptado por La lengua de las mariposas, película basada en el libro ¿Qué me quieres amor?, de Manuel Rivas.

Para García, “lo magnífico y extraordinario de este guión recae en la aparente sencillez y armonía entre sus personajes, las imágenes y la trama. Cuando en realidad esconde una profunda reflexión sobre la condición humana y nuestra historia reciente”.

El guión brilla a gran altura en las secuencias que comparten el maestro republicano Don Gregorio (Fernando Fernán Gómez) y el niño Moncho, que siente irrefrenables ganas de descubrir el mundo. En esta escena, Don Gregorio trata de que el niño desmitifique la existencia del infierno.

Para Silvestre García, de Ocho y Medio, la escena fundamental es aquella en la que el profesor, más que enseñarles, les invita a sentir la curiosidad por el fascinante mundo en el que viven sus jóvenes alumnos. Esta escena, recogida en el guión que ha publicado 8 y Medio Ediciones, se puede ver aquí.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: