Skip to content

Algunos políticos son unos cerdos

febrero 28, 2008

Son seres tiernos, pero se pueden volver extremadamente violentos. Se revuelcan en el fango para parecer más limpios y pueden comerse a sus semejantes en determinadas circunstancias.

Hablamos de cerdos, pero también de la actual clase política. Al menos, así lo considera la compañía Caos Bonobo, que con su iniciativa teatral C.R.D.I: ¡Sus Scrofa Scrofa! pretende reflexionar sobre el juego de máscaras en que se ha convertido la situación política actual y analizar los mecanismos de identificación entre la representación teatral y política.

Para ello, han ideado un ficticio partido de hombres-cerdo. El C.R.D.I, explican, parte de la transformación del cerdo Sus Scrofa Scrofa (nombre científico del cerdo habitual de África Occidental y Europa) en Sus Scrofa Politicus.

“Más que denunciar, partimos del caos y el absurdo. Hablamos más del poder en sí que de política. Pretendemos averiguar qué hay detrás de las máscaras de los líderes políticos, que significa la imagen política”, asegura Miguel Guzmán, director de la iniciativa.

La nueva rebelión

Se trata de una ficción inspirada en obras como Rebelión en la granja, de George Orwell, aunque también en precedentes verídicos. En 1988, el Partido Bananista Brasileiro presentó como candidato a la alcaldía de Río del Janeiro al chimpancé Tiao. El primate nunca fue reconocido como candidato oficial, pero consiguió 400.000 votos.

Aquella fue una iniciativa de la revista satírica Casseta & Planeta, aunque en Caos Bonobo, en lugar de provocar, pretenden hacer reflexionar al público sobre cómo “la mala política puede llegar a insertar en la sociedad la ceguera y arrebatarle al hombre su naturaleza animal”.

No hay partido político sin mitin final. El del C.R.D.I. tendrá lugar el 1 de marzo en la madrileña sala El perro de la parte de atrás del coche. “La idea se nos ocurrió hace dos años, y aunque en principio estaba concebida a modo de representación teatral, poco a poco fuimos considerando la posibilidad de convertirla en performance, en representación callejera. Finalmente nos ha quedado como un híbrido, porque a la función teatral-mitin le preceden acciones callejeras”, confiesa Guzmán.

Gruñidos por votos

En uno de estos actos, celebrado en un amplio circuito de facultades de la Universidad Completense de Madrid y en el metro de la Ciudad Universitaria, los actores de Caos Bonobo han llevado a cabo coreografías en las que interactuaban con desconcertados estudiantes a base de gruñidos, repartiéndoles octavillas para que acudieran al mitin.

Como estamos en campaña y no se deben escatimar esfuerzos, el sábado tendrá lugar un pequeño recorrido por el centro de Madrid así como la comida oficial del partido, en el espacio La Casa de los Jacintos.

C.R.D.I: ¡Sus Scrofa Scrofa! no busca la provocación gratuita. Es una metáfora del hombre como animal político y social. Se trata de una obra a medio camino entre la ficción política y el esperpento situacionista con el que sus autores tratan de denunciar “la ambigüedad ética y moral de la que está compuesta la piel humana”, certifica su director.

Publicado en ADN.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: