Skip to content

‘Monstruoso’, más márketing que cine

enero 29, 2008

monstruosoNadie osa toser a George Lucas en las taquillas, al menos hasta el pasado 18 de enero en que Monstruoso (Cloverfield en versión original) recaudó 28 millones de euros, arrebatando el récord de taquilla que ostentaba la edición especial de la primera trilogía de La guerra de las galaxias.

Monstruoso cuenta con un reparto desconocido y un presupuesto exiguo de 25 millones de dólares. ¿Dónde radica el éxito de la película? En una campaña viral sin precedentes que ha sabido aprovechar las posibilidades de internet y tras la cual se encuentra el productor JJ Abrams. Los que conozcan la serie Perdidos, de la que es creador, sabrán que se trata de un experto en ofrecer la información del argumento con cuentagotas para generar expectación.

Monstruo viral

El fenómeno comenzó en verano del pasado año. Previamente al pase de Transformers, se ofrecía este teaser grabado cámara en mano en el que la cabeza de la Estatua de la Libertad aterrizaba envuelta en llamas sobre las calles de Nueva York.

Después llegarían más tráilers como el que se a continuación, enigmáticos, que inundaron YouTube, y también una página en la que se desvelaban misterios de la trama y se mostraban noticiarios falsos emitidos en distintos idiomas en los que se narraban desastres naturales supuestamente causados por la criatura protagonista. Eso sí, su tamaño o forma física era un secreto guardado bajo siete llaves.

El fenómeno se les llegó a ir de las manos incluso a los productores de la película, y cobró vida propia. En internet comenzaron a aparecer supuestas imágenes del monstruo, que provocaron que se tuviera que emitir un anuncio televisivo real, como este, en el que se podía apreciar vagamente la forma real de la criatura:

El veredicto

En ADN.es hemos ido a ver la película antes de su estreno para saber si está justificada la expectación creada por esta abrasiva campaña de comunicación. Hemos comparado presupuestos y respingos en la butaca y la respuesta es…

Si se mide la película por el mismo rasero que otros blockbusters como Godzilla (la versión de Roland Emmerich), Monstruoso resulta superior. La estrella de la función tarda en aparecer, como en toda buena película de monstruos, y cuando lo hace aturde por su brutalidad y tamaño.

Quienes esperaban ver una versión actualizada del gigante japonés destruyendo Nueva York podrán darse por satisfechos, porque el modesto presupuesto se ha aprovechado al máximo. Por comparación, una película similar como es la última versión de La guerra de los mundos, de Steven Spielberg, costó más de 130 millones de dólares.

Monstruoso trata de ser una película de terror hiperrealista. Para ello, descansa el peso de la trama en un grupo de adolescentes que están celebrando una fiesta de despedida la misma noche que la criatura emerge de las aguas, y que decidirán documentar el horror cámara en mano.

Puede que las secuencias del monstruo arrasando Manhattan, el pánico de los ciudadanos corriendo de un lugar hacia otro sin entender lo que ocurre o la impotencia del ejército ante la criatura resulten creíbles. Lo que no resulta realista en absoluto es el esquema argumental de la trama, con unos protagonistas que parecen salidos de un descarte de Friends y cuyos conflictos sentimentales no interesan.

Tampoco hay que olvidar que uno de los reclamos del filme, el rodaje cámara en mano, ya lo hemos visto recientemente (y mejor) en la española REC, con cuyos personajes y situaciones costaba mucho menos conectar.

Lamentablemente, las tribulaciones sentimentales de los protagonistas ocupan casi todo el metraje en detrimento de la estrella de la función, la criatura marina, cuyas apariciones siempre dejan con ganas de más. No se entiende porqué se le desaprovecha de esta manera.

Monstruoso es una película descompensada, a medio camino entre géneros (terror, cine de catástrofes, dramas de chico-busca-chica, etc), que probablemente no hubiera arrasado en taquilla si no fuera por la habilidad de sus productores para saber vender el producto.

A pesar de que Monstruoso está rodada de forma ejemplar y resulta espectacular en algunos de sus momentos, palidece al lado de la surcoreana The host, que sí supo reinventar el género sin necesidad de recurrir al marketing y con quince millones menos de presupuesto.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: