Skip to content

La factoría de animación Dygra Films irá a por el 3D en 2009

diciembre 21, 2007

dygra“Hacer animación, que es a lo que jugaba de niño”. Manuel Gómez, director de Dygra Films resume así el quijotesco empeño que le llevó, justo hace veinte años, a la creación de Dygra.

La empresa dio sus primeros pasos como estudio de diseño y grafismo, aunque no fue hasta diez años después, al crear el estudio CGI, cuando se empezó a dar forma a Dygra Films, que nace en el año 2000.

La carta de presentación fue la película El bosque animado, el título de animación más taquillero del año 2001; recibió dos Goyas y se dobló a 21 idiomas. Tres años más tarde, la compañía estrenó El sueño de una noche de San Juan, que logró colocarse en 65 países.

Gallegos con neuronas

Las películas que se realizan en el seno de Dygra Films se hacen enteramente en casa, desde los primeros borradores de guiones a la post-producción. “A los gallegos no nos falta ninguna neurona, tan sólo formación especializada”, bromea Gómez. La empresa rubrica esa apuesta por el talento de la casa, ofreciendo formación a los empleados, que incluye un máster.

En la actualidad, trabajan en Dygra 70 personas cuya media de edad está por debajo de los 30 años, si bien esa cifra se dispara en periodos punta de pre-producción. Esa apuesta por lo local se acaba notando en el trazo de los personajes. “Queremos hacer diseños con personalidad, que nuestros personajes no sean clones de los modelos estadounidenses de éxito. Que se note que esté hecho en Galicia y en España”.

Las películas de Dygra Films se caracterizan además por su vocación pedagógica. “Más allá de divertir, queremos que nuestras películas transmitan valores, eso sí, sin caer en el adoctrinamiento”.

Durante los próximos meses, la compañía echará el resto con Espíritu del bosque, que tiene previsto su estreno en verano de 2008 y que recupera personajes de El bosque animado como el ratón Cebolo, aunque no se trata exactamente de una secuela.

No es una segunda parte

Lo explica uno de sus directores, David Rubín (que se ha encargado de la película junto a Juan Carlos Pena). “Tanto Juan como yo teníamos claro que no queríamos hacer El bosque animado II. Queremos que el uso de la cámara y la iluminación predispongan al espectador, que se conviertan en un personaje más”.

Rubín proviene del mundo del cómic (es autor de novelas gráficas como El circo del desaliento y ha realizado historietas para varias publicaciones), y ha trasvasado muchas de sus ideas a la película. “El cómic y el cine utilizan el mismo lenguaje, aunque emplean medios diferentes. Cuentas con la ventaja de que al saber dibujar y narrar puedes manejar el storyboard de las películas. Pretendemos huir de la estética autocad y los asépticos diseños informáticos. Se trata de una película que quiere ser más realista que la anterior en la medida de lo posible. En la película, por ejemplo, los pasillos no resultan completamente rectos”.

El film es realista, pero también algo aterrador en algunos momentos. Rubín es un apasionado del cine y ha dejado guiños (que no gags) a algunos de los clásicos de terror que adora, como The Gorgon, la película dirigida por Terence Fisher en el seno de la mítica productora Hammer.

Espíritu del bosque marca el fin de una era para Dygra. El futuro de la compañía pasa por el 3D digital. Su próxima película Noche ¿de paz?, que enfrenta a cara de perro a las huestes de Santa Claus con los Reyes Magos, será rodada íntegramente en este formato, siguiendo los pasos de directores como Robert Zemeckis, Peter Jackson o Spielberg. Estará dirigida por Rubín y Juan Galiñanes.

“Pensamos que el paso al 3D digital será una revolución similar al tránsito del cine de blanco y negro a color, aunque no queremos que la tecnología esté por encima de las historias que contamos, sino a su servicio. Aunque es cierto que España está a la cola de Europa a la hora de adaptar las salas de cine a las nuevas tecnologías, el abaramiento de costes que supone el uso de lo digital permite que se puedan montar salas con tan sólo 125.00 dólares. Hay negocio”, asegura Gómez.

En Dygra están entusiasmados con las nuevas posibilidades narrativas que ofrece el 3D digital. Sin embargo, Noche ¿de paz? no se estrenará hasta 2009. Puede que en la compañía se lleven una alegria mucho antes, si El bufón y la infanta, dirigida por Galiñanes, se lleva el Goya al Mejor Corto de animación.

Un estreno por año

A partir del estreno de Espíritu del bosque, en Dygra pretenden entregar una película al año, lo que les mantiene ocupados simultaneando el guión y diseño de personajes de hasta cinco películas. Este ritmo, que era impensable hace años, es posible gracias a la buena salida de productos de animación española en otros mercados, aunque no todo es de color de rosa.

“Por mucho que corras, la amortización de una película de animación se puede dilatar hasta los cinco años, teniendo en cuenta que la producción puede llevar tres años y las ventas de explotación a los diferentes formatos (cine, DVD, pago por visión, televisión, etc.) se pueden alargar hasta dos. Durante ese tiempo necesitas dinero, lo que provoca que se comiencen muchos proyectos que se dejen inconclusos. Eso sí, a poco que el producto esté bien realizado, tiene fácil salida a otros mercados”.

Gómez admite que en el mercado nacional como mucho se pueden recuperar unos 3 o 4 millones de euros, lo que lleva a la compañía a la necesidad de exportar las películas a otros mercados para amortizarlas.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: