Skip to content

30 años de punk (y lo que te rondaré, Rotten)

diciembre 15, 2007
tags: ,

punkMalcolm McLaren no inventó el punk, aunque lleva tres décadas explotando el invento. El manager de Sex Pistols fue, eso sí, lo suficientemente visionario como para viajar y empaparse del apasionante Nueva York de los primeros 70, cuando florecía la escena de grupos comoBlondie o The Ramones, agrupados en torno al mítico local CBGB.

McLaren se enamoró de la banda New York Dolls, y no tardó en vestirles de cuero rojo, emblemas soviéticos y demás aditamentos importados de la tienda que abrió junto a Vivienne Westwood en Londres, Let it rock. El inventó de los Dolls no funcionó, pero cuando volvió a Inglaterra no dudó en aplicar lo que había visto y vivido, creando el caldo de cultivo estético perfecto para la oleada punk que invadió las Islas Británicas a finales de los 70.

McLaren cambió el nombre de su tienda por el de SEX y se convirtió en el representante de la que seguramente sea la banda más emblemática del punk, Sex Pistols, en una época en la que la deprimida juventud británica necesitaba escupir por igual a políticos, empresarios y la progresiva y sinfónica generación de bandas que reinaba en las listas de ventas.

Stella es una punk

McLaren, en su reciente visita a Madrid, ha hecho gala de su fama de encantador de serpientes, mostrando la mejor de sus sonrisas a la prensa para soltar boutades como “el punk sigue siendo tan importante en la cultura y la sociedad actual que hasta Stella McCartney -diseñadora británica hija de Paul McCartney– no es un vástago de los Beatles, es hija del punk” y que quedaran convincentes”.

Para el parlanchín y afable McLaren, “el punk, que parece simple y poco dañino, fue un movimiento clave que cambió todo y se convirtió en el movimiento cultural más importante de finales del siglo XX”. Sin embargo, nadie lo diría echando un vistazo a la fiesta Beefeater London Punk, en la que el británico realizó una performance con imágenes de la época, y que la marca de bebidas organizó para celebrar los (discutibles) treinta años de vida del movimiento.

Un garaje reconvertido en lugar de modas fue el escenario para que invitados tan poco punk como Marisa Jara o Carla Goyanes presumieran de crestas del estilista Juan por Dios! y diseños de Carlos Díez. Y es que a estas alturas, el movimiento ha sido tan asimilado y digerido que, salvo supervivientes como Alaska o Jesús Ordovás, lo más punk del evento fue ver al pobre McLaren deambulando sin que la mayoría de los invitados le prestaran atención, concentrados como estaban en sus bebidas Gin Vicious.

Revisando a Lydon

Los avispados miembros originales de Sex Pistols tampoco han dejado pasar los fastos del aniversario punk. Coincidiendo con el trigésimo aniversario de Never mind the bollocks…Here’s the Sex Pistols, se volvieron a reunir (y van cuatro veces) el pasado 8 de noviembre sobre un escenario.

El escaso repertorio de la banda será revisado además el 15 de diciembre en las tablas de la madrileña Sala Neu! por artistas de diferente pelaje y generación, como PAL, Javier Álvarez, The Secret Society, Refree, num9, Grupo Salvaje, Germán Coppini o El Hijo, además del inglés Matt Elliott.

Todos ellos revisarán el legado del músico y provocador británico, dando un repaso anárquico y singular a su repertorio. ¿El motivo? La publicación de Rotten, No Irish, No Blacks, No Dogs, la autobiografía autorizada de John Lydon (más conocido como Johnny Rotten, líder de los Sex Pistols y P.i.L.), que editan Acuarela Libros y & A. Machado.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: