Skip to content

Scorsese emula a Hitchcock

noviembre 26, 2007

Después de cuarenta años apostando por artistas de la farándula para anunciar su cava, Freixenet ha dado un giro a su estrategia publicitaria navideña que pondrá a los cinéfilos a sus pies.

A partir de ahora, la compañía encargará a reputados directores de cine cortometrajes que se exhibirán en diferentes formatos: salas de cine, internet, etc. El cineasta elegido para inaugurar la veda ha sido Martin Scorsese, con el corto La clave reserva, que ha presentado personalmente en España.

Freixenet ha dado total libertad al director de Toro salvaje para realizar el corto. Eso sí, el realizador neoyorkino tenía que respetar tres condiciones: en la película debía aparecer un brindis, en el título debía figurar la palabra reserva y en algún momento del metraje tenía que aparecer una botella de Carta Nevada.

El argumento del corto gira en torno al descubrimiento de un guión incompleto de Alfred Hitchcock por parte del propio Scorsese, que se empeña en rodar exactamente como lo hubiera hecho el orondo genio.

Cómo ser Alfred Hitchcock

La clave reserva calca gustosamente el aspecto visual de las películas de Alfred Hitchcock comprendidas entre 1951 y 1958. Así, los villanos de la función representan a James Mason y Martin Landau en Con la muerte en los talones. El propio héroe del corto viste el impecable smoking que lució Cary Grant en dicha película. Además, se han recreado las imperfecciones de los efectos especiales de la época en que rodaba Hitchcock, incluyendo un uso intensivo del croma (rodar elementos sobre un fondo de color verde o azul para después incrustarlo en escenarios reales). Precisamente es la botella de Freixenet la que actúa de mcguffin (excusa argumental) de la trama, en otro más de los guiños al maestro Hitchcock de un corto que incluye referencias a Los pájaros y El hombre que sabía demasiado.

Tal y como ha reconocido un amable y cordial Scorsese en la presentación del corto en Madrid, no se trata de la primera experiencia en campos distintos al largometraje. El director neoyorkino ya había realizado algunos spots para American Express, aunque no se había estrenado en esta modalidad de corto. “En un primer momento, empecé a trabajar con la idea del rodaje de una película en la que sale todo mal, aunque luego apareció la temática de la conservación de la películas, un tema que me es muy cercano”.

“El corto trata en el fondo sobre la imposibilidad de poseer el cine que se ama. Se trata de uno de los rasgos que caracterizan mi comportamiento obsesivo hacia el séptimo arte”, admite Scorsese. Aunque el director ha reconocido otras influencias como Powell, Visconti o Bertolucci, recuerda que Hitchcock fue clave durante su “educación visual” en la adolescencia. “Antes de rodar películas como El aviador, revisé mucho del material de Hitchcock”.

Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: