Skip to content

Cortometrajistas en pie de guerra

octubre 25, 2007

La Academia del Cine no entregará los premios a los mejores cortos en la gala de los Goya, que tendrá lugar a finales de enero de 2008. En su lugar, los galardones a los mejores cortos de animación, ficción y documental se concederán, entre canapé y copa, en la tradicional gala de nominados.

Mientras, algunos de los más importantes festivales de cine a nivel mundial están reconociendo el trabajo de nuestros cortometrajistas. Nacho Vigalondo obtuvo una nominación al Oscar en 2005 por su corto 7:35 de la mañana. Alumbramiento, de Eduardo Chapero-Jackson, se alzó con el premio al mejor corto europeo en la 64 Mostra de Venecia. El corto de Chapero-Jackson optará además a la nueva edición de los premios de la Academia Europea del Cine. Le acompañará otro corto español, Salvador, del ceutí afincado en Valencia Abdelatif Hwidar.

Tampoco hay que olvidar que la película española elegida para competir en los Oscar, El orfanato, es el debut de un director que se curtió en el mundo de los cortometrajes. Dos millones de personas ya ha tenido la oportunidad de disfrutar del buen hacer de Juan Antonio Bayona tras la cámara.

La entidad presidida por Ángeles Gónzalez-Sinde se defiende argumentando que esta decisión dará mayor protagonismo al mundo del corto, agilizando de paso la ceremonia de entrega de los Goya, que se extiende hasta las cuatro horas.

Cortometrajistas indignados

La decisión de la Academia ha movilizado a más de mil profesionales del mundo del corto, incluyendo agencias y directores, que se han unido en la plataforma Cortometrajistas indignad@s, una entidad de expresión colectiva sin representantes oficiales.

“Se trata de una plataforma que surgió de forma espontánea a través de la Red, gracias a un mail que llevaba el asunto Indignad@s, y que se difundió entre amigos y profesionales. Se creó así una especie de tertulia digital que acabó germinando un borrador de carta“, señala Millán Vázquez, de la Agencia de Distribución, comercialización y promoción de cortometrajes Freak, uno de las personas implicadas en la plataforma.

La plataforma, además de no estar de acuerdo con la exclusión de los cortos de la ceremonia oficial, considera que la Academia ha cambiado sin previo aviso los mecanismos de presentación de candidaturas en la categoría de cortometrajes. “Sin previo aviso se adelantó el plazo de admisión en un mes con respecto a lo que venía siendo habitual en años anteriores y se ha limitado la duración a 20 minutos, a diferencia de los 30 minutos de años pasados o los 50 minutos que reconoce el ICAA”.

Fuentes de la Academia consultadas por ADN.es aseguran que las decisiones tomadas este año por el organismo tan sólo pretenden “mejorar el funcionamiento de la gala” y, en cualquier caso, pueden modificarse en función de los resultados que se consigan este año. La Junta de la institución modifica las bases de la gala con carácter anual.

Solo no puedes, con amigos sí

Sin embargo, la plataforma no se limitará a expresar su oposición puntual a la industria de la Academia. Sus miembros pretenden que la plataforma sirva para generar un debate que, consideran, no existe en el mundo del cortometraje. “Hace falta una asociación que nos represente. Nuestra intención es aprovechar el movimiento que se ha generado para convertirlo en algo sólido, que determinará la gente implicada en la plataforma”, asegura Vázquez.

El documento cuenta con la adhesión de directores de cortometrajes como Daniel Sánchez Arévalo, Eduardo Chapero-Jackson o Borja Crespo, que considera que proporcionalmente en el campo del corto hay piezas “bastante más interesantes que en el submundo del largometraje”. Otra de las adhesiones de peso a la plataforma, Nacho Vigalondo, se muestra algo más crítico con el manifiesto en su blog. “Un sector como el cortometraje español que disfruta de una distribución internacional tan saludable no puede ser relacionado con una institución [La Academia] que, además, lo arrincona y desprecia”.

La plataforma no pretende entrar en una guerra de guerrillas contra la Academia, sino abrir nuevos cauces de diálogo, porque consideran que la Junta directiva no da voz al corto.  “Por parte de la Academia se muestran receptivos. Quieren escucharnos y temen haber herido sensibilidades”, afirma Chapero-Jackson, para quien es difícil entender que la Academia prescinda de la entrega de los premios a los mejores cortometrajes para reducir la duración de la gala.

“Los responsables de los Oscar siempre hacen ceremonias cortas y nunca han quitado los cortos. Se hace difícil entender cómo Televisión Española puede presionar más que las grandes cadenas norteamericanas”.

Especial Publicado en ADN.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: